Blog de terapia psicológica para mujeres

Metas de la terapia psicológica

Metas de la terapia psicológica

La terapia psicológica engloba todos los tratamientos no farmacológicos utilizados para resolver los problemas vitales. Busca rescatar herramientas que la persona afectada posee pero que no puede o no sabe utilizar.

Aspectos de la terapia

Todo tratamiento psicológico contempla necesariamente ciertas condiciones que lo hacen efectivo.

Confidencialidad

Todo lo que sea expresado, confesado o discutido por el paciente con su terapeuta es estrictamente confidencial. Con esto se establece una relación de confianza donde hay la libertad de tocar temas íntimos, que suelen ser los más importantes para resolver conflictos.

Comunicación

El terapeuta se mantiene en posición de escucha activa ante el discurrir del paciente. De esa información rescata y devuelve los aspectos que considera relevantes como signo de los conflictos subyacentes.

Estos hallazgos son explicados al paciente, quien va descubriendo así cuáles son los rasgos de sus sentimientos, comportamientos y pensamientos. Con el desarrollo de este proceso se establece una relación de creciente confianza con el terapeuta.

Metas de la terapia psicológica

Objetivos de la terapia psicológica

Estos tratamientos en sus diversas variantes buscan aumentar la salud mental del paciente.

Nuevos enfoques

Lo que se busca es redimensionar y replantear las relaciones del paciente consigo mismo y su entorno, con el fin de disminuir el nivel de los conflictos y crear relaciones más productivas y armónicas.

El pensamiento

En los duelos no resueltos, la ansiedad o la depresión, la interpretación de la realidad juega un papel importante.

La terapia psicológica busca reinterpretar racionalmente la realidad para cambiar las distorsiones en el enfoque de determinados sucesos. Se aprende controlar el pensamiento y así las emociones.

Comportamiento

Al producirse un nuevo enfoque de las situaciones pasadas y presentes, se replantean las relaciones con el entorno, mejora la comunicación, las relaciones interpersonales, la resolución de conflictos cotidianos y la autopercepción.

Los efectos de la terapia psicológica son globales e influyen positivamente en las áreas mental, física, social y laboral.